Twittear

Costumbres Funerarias

 
Durante mucho tiempo los pueblos escandinavos conservaron sus creencias religiosas tradicionales. Rendían culto a dioses paganos y enterraban a sus muertos según los rituales paganos, y los objetos que se enterraban con el muerto para, suponemos, propósitos religiosos, son hoy una fuente de información inestimable sobre su modo de vida. Los vikingos practicaban dos tipos de entierros: la cremación y la inhumación. En ambos, el cadáver se enterraba dentro de una nave o un carro. Esto nos lleva a la suposición de que se creía necesario algún modo de transporte para llevar al difunto al otro mundo, y el entierro con caballos, encontrado sobre todo en Dinamarca y en Birka, Suecia, puede sugerir lo mismo. Sin embargo, parece estar claro que el entierro con nave o carro estaba reservado para las personas ricas y pueden simplemente haber sido la manera de recalcar la alta posición social e importancia de la persona difunta. En las comunidades rurales de Noruega y del este de Suecia central, la cremación era la forma más común de entierro hasta finales del período. Las tumbas de cremación bajo túmulos se agrupan alrededor de las granjas de la época vikinga, generalmente en afloramientos rocosos.
 
 Como estos sitios no son adecuados para el cultivo, las tumbas no han sido barridas por la agricultura actual y aún hoy son claramente visibles. A falta de excavaciones que establezcan la presencia de edificios agrícolas, semejantes tumbas proporcionan la única indicación de los emplazamientos de granjas de la época vikinga. Por consiguiente, han sido usadas para localizar con toda precisión centros de población y calcular el número de habitantes, particularmente en la región de Mälaren al este de Suecia central, sugiriendo que la población pudo haber aumentado en un 50% durante la época vikinga. En al mayoría de los casos, el cuerpo que se iba a incinerar se vestía y adornaba con joyas y broches de adorno o de utilidad y se incineraba en una pira. Los huesos incinerados y las joyas fundidas se recogían y se disponía de ellos de varias maneras, dando a entender que se observaban distintos rituales religiosos.
 
En Suecia central, por ejemplo, los restos quemados generalmente se separaban cuidadosamente de la ceniza y el carbón de la pira funeraria y se colocaban en una vasija de cerámica, que era entonces depositada en un hoyo cavado en la tierra. En algunas partes de Finlandia se esparcían sobre la tierra. Los restos incinerados, enterrados o esparcidos, se cubrían entonces con un montículo de tierra o simplemente se marcaban con piedras, que se colocaban de varios modos distintos según la localidad, indicando una vez más las diferentes prácticas religiosas. En Lindholm Hoje, en el norte de Jutlandia, por ejemplo, y en otros lugares, muchas de las tumbas están marcadas con disposiciones de piedras en forma de nave. En Suecia central pueden estar marcadas por túmulos circulares, o por colocaciones triangulares de piedras, a veces con lados cóncavos.
 
La influencia vikinga sueca es evidente en las islas Aland, donde hay cremaciones bajo túmulos, pero en Finlandia hay una fusión de tradiciones y prácticas. En el suroeste, las naves funerarias eran corrientes, pero no se erigían túmulos sobre los restos incinerados, que simplemente se esparcían sobre la tierra. Más al interior, las cremaciones e inhumaciones se cubrían con montones de piedra y tierra. La inhumación se convirtió en algo corriente en el suroeste de Finlandia en el siglo XI, tal vez indicando la apropiación de costumbres cristianas, pero los bienes mortuorios siguieron enterrándose en las tumbas finlandesas durante un siglo más. La cremación de los cuerpos también era algo común en las ciudades de la época vikinga de Noruega, Dinamarca y Suecia. Los cementerios, que a veces comprendían un gran número de tumbas, estaban situados cerca del asentamiento. En Birka se conocen al menos tres mil tumbas de los doscientos años de existencia dela ciudad, donde no todas ellas son cremaciones, y pudo haber hasta siete mil entierros en Hedeby.
 
Otros asentamientos vikingos, como Kaupang en el suroeste de Noruega, están igualmente rodeados de inmensos campos de tumbas. Es muy probable que Ribe, en Dinamarca, también estuviera rodeada de cementerios, pero sólo se han descubierto unas pocas tumbas hasta ahora. La práctica de la inhumación plantea una serie de preguntas difíciles de contestar. Con la introducción del cristianismo sustituyó gradualmente a la cremación en todas partes, pero sabemos que fue adoptada por algunos de los pueblos escandinavos hacia principios del período vikingo. En Jutlandia meridional, donde prevalecía la inhumación, esto pudo haber sido el resultado de influencias de las tierras cristianizadas del sur, pero en las demás partes su uso es más problemático. ¿Por qué recurrió a este rito esencialmente extranjero la gente de la isla báltica de Gotland? Probablemente nunca lo sabremos. Aunque la inhumación se practicaba fuera de estas dos regiones principales, las pruebas arqueológicas indican que era un rito confinado a las clases superiores de la sociedad, o a extranjeros. Lo último era más evidente en las ciudades de la época vikinga. Traían con ellos sus propios rituales y creencias religiosas.
 
Algunas de las mejores pruebas que tenemos de tumbas de inhumación provienen de las ciudades de Birka y Hedeby. En la primera, los comerciantes venían sobre todo del este, de Rusia o incluso más lejos. Si los comerciantes tenían la mala suerte de morir en Birka, eran enterrados según las costumbres de su patria. Y casi todos se enterraban juntos en su propio cementerio, cerca de la fortaleza que dominaba la ciudad. Las excavaciones en Birka en el siglo XIX descubrieron numerosas tumbas del tipo llamado "tumba de cámara". Se cavaba un hoyo en la tierra y se entibaba con madera. Entonces se colocaba el cuerpo del difunto, enteramente vestido, en la cámara, rodeándolo de objetos de uso diario. A veces se metían caballos en esas tumbas, y no se desconocen sacrificios humanos. Se han encontrado tumbas de cámara igualmente ricas en Hedeby y la costumbre de enterrar cuerpos en cámaras subterráneas fue muy común en toda Jutlandia, especialmente en el siglo X. Estos entierros son las inhumaciones más espectaculares que se conocen de Escandinavia en la época vikinga, pero también se han encontrado otras formas de inhumación.
 
Los cuerpos se enterraban en ataúdes, metidos en hoyos en la tierra, o tal vez envueltos en una mortaja de corteza de abedul. Como los cuerpos y su equipo no se incineraban, los objetos de metal enterrados con ellos están a menudo en un excelente estado de conservación. Los entierros descritos anteriormente contienen los restos de hombres y mujeres corrientes, algunos más ricos que otros, que pertenecían a la comunidad agrícola o mercantil. Hacia finales del siglo X, la costumbre de enterrar con ricos bienes mortuorios había desaparecido en Dinamarca y se estaba volviendo cada vez menos común en otras partes, a diferencia de Finlandia, sin duda como resultado del triunfo final del cristianismo sobre la región pagana. A partir de entonces, la práctica de la inhumación en las tumbas orientadas de este a oeste y sin equipo acompañante prevaleció en toda Escandinavia y los entierros ya no sirven de fuente de información sobre la vida diaria y la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario...

Lo + visto en la semana

Lo + visto en el Mes

Lo + leidos desde 2010

Loading...